La Marihuana

Medicinal en Colombia

Una realidad que debemos afrontar

Por: Dr. Oscar Darío Sánchez R
Director Científico de Ciensa

La presentación de un proyecto de ley para regular la marihuana medicinal ha abierto un debate en el país respecto a la conveniencia de esta iniciativa, los desafíos que enfrenta, sus repercusiones, así como la relevancia de incluir al cannabis dentro de los medicamentos legales de uso controlado.

En medio de la discusión han surgido preocupaciones validas por parte de distintos sectores, así como de la ciudadanía en general. Este documento busca responder a varios de los interrogantes que suelen surgir cuando se considera el uso de la marihuana con fines medicinales.

¿Es legal o ilegal la marihuana en Colombia?.

La marihuana es ilegal y está estigmatizada en Colombia por sus propiedades psicoactivas, pero es destacada por sus cualidades medicinales. Cientos de años atrás, la humanidad ha mitigado el dolor usando la planta de cannabis sativa. Investigaciones modernas evidencian que ésta interactúa con la red de regulación de los receptores del dolor en el cuerpo.

Para la aprobación de la marihuana con efecto medicinal, es importante informar a la población general sobre la dualidad de la marihuana. Por ejemplo, el efecto psicotrópico de la marihuana se produce en forma progresiva, cuando se fuma, hornea, vaporiza o cocina, ya que su principio activo, el ácido tetrahidrocanabinol (THCA) se descarboxila y al unirse al receptor del cerebro CB1 y al sistema nervioso central, hace que la persona se sienta en estados de: Confusión, ideas delirantes, alucinaciones, ansiedad y agitación. Según estudio que publica el último ‘ The Journal of American Medical Association’, jamás se ha descubierto que, a medida que aumenta el tiempo de consumo de esta droga, se incrementan también los daños cognitivos como la falla de la memoria o la capacidad de atención.

Según el estudio nacional de consumo de sustancias psicoactivas en Colombia del año 2013, la marihuana (Cannabis sativa L.) es la droga ilegal más ampliamente consumida por sus efectos psicotrópicos. Químicamente hablando se trata de la única especie del Reino Vegetal que, produce “fitocannabinoides”, ampliamente conocidos como es el D9-tetrahidrocannabinol (THC) de gran abundancia en la planta y elevada potencia de acción en el sistema nervioso central y en distintas localizaciones periféricas.

La comunidad científica se encuentra hoy en día en un punto en el cual se ha acumulado un conocimiento relativamente bueno de cómo actúan molecularmente los fitocannabinoides en el organismo y de cuáles pueden ser algunas de sus aplicaciones terapéuticas más inmediatas. Sin embargo, es necesario llevar a cabo investigación básica más profunda y ensayos clínicos más exhaustivos para comprender más sólidamente la función biológica y el potencial terapéutico de la marihuana.

¿Es cierto que la marihuana puede usarse con fines terapéuticos?.

Sí y viene aumentando su uso con estos fines de manera considerable. Tal como lo señala el documento elaborado por el Comité de Expertos en Drogodependencia de la Organización Mundial para la Salud (OMS) “Cannabis y resina de cannabis”, durante las últimas dos décadas, la evidencia acerca del uso médico de la marihuana ha aumentado de manera considerable.

Algunos usos que se identifican en la literatura existente son:

Reduce dolores crónicos y agudos, no solo en enfermedades terminales, sino también el dolor neuropático (el relacionado con la afectación de trayectos nerviosos) y el vinculado a procesos inflamatorios.
• Controla el dolor en artritis reumatoide, esclerosis múltiple y migraña, entre otros.
• Reduce náuseas y vómitos en tratamientos de cáncer y VIH
• Estimula el apetito
• Puede contribuir en casos de asma
• Reduce la presión intraocular en el glaucoma de ángulo abierto.

La evidencia en la literatura científica analizando los efectos de la marihuana en la salud es amplia: existen más de 20.000 estudios publicados referenciando a la planta de cannabis y sus compuestos. Cerca de la mitad de estos estudios fueron publicados en los últimos 5 años, de acuerdo a la búsqueda de palabras claves en PubMed Central, la principal base de datos sobre estudios médicos en Estados Unidos. Más de 1,400 artículos fueron publicados en revistas arbitradas, solo en 2013.

¿La marihuana medicinal es inofensiva?.

Ningún medicamento es inocuo. Tal como sucede con otras sustancias, el cannabis puede tener efectos secundarios, tales como la somnolencia, desorientación, confusión e hipotensión, los cuales se pueden controlar mediante la reducción de la dosis. En algunos de estos efectos se desarrolla tolerancia y desaparecen en el curso de unos días. Sin embargo, para el uso terapéutico, no hay información de efectos negativos del consumo de la marihuana, tales como daño pulmonar o del sistema inmune, trastorno de procesos cognitivos, síndrome amotivacional, trastornos de conducta o crisis psicopáticas, entre otros. Una revisión sistemática de más de 30 años, encontró que las drogas basadas en cannabis no están correlacionadas con el incremento de ningún efecto colateral grave. En el caso del uso recreativo los efectos dependen de la dosis, frecuencia y modalidad de uso.

Con respecto al riesgo de dependencia, al igual que sucede con otros medicamentos, este se incrementa con el consumo de largo plazo, lo que puede ocurrir en el caso de los dolores crónicos y esclerosis múltiple. Es relevante mencionar que en algunos usus médicos de largo plazo, cuando mejoran los síntomas las personas tienden a reducir la dosis, espaciarlas o incluso interrumpir el uso. La evidencia disponible indica que entre el 9 y el 12% de los usuarios, dependiendo del país,  puede llegar a desarrollar adicción, porcentaje que se reduce de manera ostensible en el caso de ma marihuana medicinal, la cual está sujeta a mayores niveles de control. No debe descartarse los riesgos de dependencia del consumo de la marihuana para fines recreacionales y sin control, los cuales se incrementan en menores de edad.

Marco teórico.

La aprobación de la marihuana en Colombia,  el auto cultivo y su utilización para fines medicinales, es un tema sobre el cual aún no se ha llegado a un consenso ya que, a su respecto, existen variadas posturas, lo que genera un constante debate y conflicto en la sociedad. A modo de ejemplo, el Centro Democrático manifiesta: “Nos parece profundamente preocupante que aprobando el uso medicinal se llegue al uso recreativo.  Para el uso medicinal no se necesita ley, eso ya es permitido en Colombia”. De otro lado, la Unidad Nacional, el Polo y el Partido Verde  anunciaron su voto positivo a esta iniciativa que no tiene garantizada su aprobación pues los Conservadores y el Centro Democrático podrían votar en bloque e impedir que avance el proyecto.

 

Bibliografía

Flp, Fundación Fuente para la Paz

Andrew A. Monte; Richard D. Zane, MD; Kennon J. Heard, MD, PhD. Topics:  seizures, opioidanalgesics, colorado, tetrahydrocannabinol, marijuana, opioid use, disorders, JAMA 2015; 303 (3):241-241

¡Te Queremos Informado!

Suscribete a nuestro Boletín y mantente al tanto de todas nuestras noticias y novedades.